Buscar

EL MINIBOOM DE CONSUMO DE VINO EN EL HOGAR EN LA ERA COVID-19: ¿EN PELIGRO O INMUNE A LA PANDEMIA?

El vino está disfrutando un mini-boom de consumo en la era COVID-19 en el hogar, aunque puede haber nubes negras económicas en el horizonte. Esta y otras opciones, consideradas desde la consultora especializada en vino Wine Intelligence.


Los bebedores de vino en los principales mercados de consumo han recurrido más a menudo al vino durante la pandemia de COVID-19, el consumo de vino en el hogar se ha visto impulsado por los «confinamientos» y por el aumento del consumo fuera de las comidas. Sin embargo, estos nuevos datos suscitan preocupación sobre la sostenibilidad de este crecimiento, dado el deterioro del entorno económico y las presiones sobre las finanzas de los hogares. Esta es la valoración de Lulie Halstead de la consultora experta en temas vinícolas Wine Intelligence.

Seis meses después del bloqueo sin precedentes de la economía mundial para combatir el virus COVID-19, ¿qué podemos aprender sobre el comportamiento y las actitudes de los consumidores en la nueva era Covid? ¿Y cuál es la dirección que tomará?

Estas son dos preguntas que se abordan en el informe Tendencias de los consumidores de vino en la era COVID-19, publicado por Wine Intelligence, que hace un seguimiento de los consumidores de vino de abril a agosto de 2020 en siete mercados clave de consumo de vino en todo el mundo y compara su comportamiento con lo que sabíamos desde la AEC – «antes de la era COVID».

Las respuestas representan una cierta tranquilidad para la categoría de vinos, pero hay una creciente preocupación por los desafíos que se avecinan.


El HÁBITO DE CONSUMIR VINO SE AFIANZA EN TIEMPOS DE COVID COVID


Primero, el lado positivo. A pesar del cierre de gran parte de las instalaciones, combinado con las limitadas oportunidades de socialización, viajes y vacaciones durante el año 2020 – o tal vez debido a todo lo anterior – las ocasiones de beber vino han proliferado en muchos mercados, en particular en EE.UU. Los consumidores han hecho el cambio de otras bebidas al vino, sobre todo los de bebidas espirituosas. Han encontrado nuevas ocasiones en la era COVID para satisfacer sus hábitos de consumo de vino en el hogar y al aire libre (cada vez más usando servicios individuales, aunque esto está creciendo desde una base baja), online con los amigos, y luego la del momento relajante y solitario frente a Netflix por la noche. Por otro lado, la tendencia inicial de beber de día o vino con el almuerzo ha disminuido.


¿Quién está impulsando este crecimiento? La respuesta es la gente que ya tiene el vino bastante presente en sus vidas. Estos bebedores de «corazón» han duplicado su categoría, aunque en muchos mercados lo han hecho reduciendo su gasto por botella, para mantenerse en general dentro de un presupuesto. Se han volcado más hacia las marcas probadas y comprobadas y, cuando están disponibles, hacia los vinos de producción nacional, ya que la seguridad, la confianza y la familiaridad se han vuelto más importantes en la decisión de compra.


LAS VENTAS ON LINE DE VINO SE HAN DISPARADO


El extraordinario crecimiento del canal de ventas online en los últimos meses ha sido bien documentado por Wine Intelligence y otros, y las pruebas de este informe sugieren que el impulso de principios de año se está manteniendo -posiblemente potenciando- a medida que los consumidores se sienten más cómodos con la idea de pedir vino online, y no tienen ningún problema en aceptar las entregas ya que lo más probable es que estén en casa durante el día. Este informe también se centra más en quién está impulsando el aumento de las ventas online y en qué mercados el canal online tendrá mejores resultados.


LOS CONSUMIDORES PODRÍAN VOLVER AL "MODO AHORRO"


Hasta aquí las buenas noticias. Los datos de rastreo que han recopilado y analizado ofrecen varias luces de advertencia para los estrategas, en particular las que se derivan del tema más amplio de la confianza de los consumidores y las perspectivas de las principales economías para los próximos años. Detallan que las actitudes más amplias de los consumidores hacia la vida se están volviendo menos optimistas y más cautelosas en la mayoría de los mercados hasta el año 2020, a medida que la realidad del mundo con COVID-19 se hace cada vez más clara.

El deseo de gastar dinero en pequeños lujos, que surgió en abril, está disminuyendo, ya que los consumidores se centran en apuntalar sus finanzas para un período de incertidumbre en el empleo y los ingresos. Hay excepciones a esto en Alemania y China, donde el optimismo sobre el futuro parece ir en aumento, y también son los dos únicos mercados en los que la idea de unas vacaciones en el extranjero se acepta como una prioridad sensata para el futuro.



DE UN MAYOR CONSUMO DE VINO HOGAREÑO A MENORES VISITAS A BARES Y RESTAURANTES


La conmoción inicial de los confinamientos y los cierres de establecimientos que llevó a un consumo de vino en el hogar ha dado paso a un hábito más profundo de reducir las visitas a los bares y restaurantes, siendo la ocasión de la «comida informal» la que sufre la mayor pérdida.

Los niveles de gasto en vino cuando se está en el local también han caído. Lo que es más preocupante para el restaurante, y de nuevo con la excepción de China y Alemania, la mayoría de los mercados no verán un repunte en los locales de comidas hasta que el riesgo de pandemia disminuya.


LAS BUENAS NOTICIAS PARA EL VINO TAMBIÉN DEPENDEN DE UNA VACUNA... ¡Y HAY PERSPECTIVAS!


Las noticias para el vino podrían haber sido mucho peores, como seguramente lo son para los que han invertido mucho en sectores como los viajes, la hotelería y la propiedad comercial.

El vino, y el alcohol en general, parecen beneficiarse de un cambio de comportamiento forzoso y de una cierta mejora a corto plazo en los presupuestos familiares, sin la carga del coste de las vacaciones de verano, los desplazamientos y las salidas.

Por lo tanto, en Wine Intelligence destacan que la gran variable para 2021 será si las finanzas de los hogares se estabilizan y el panorama económico general mejora, siendo el catalizador más probable para ello el despliegue de una vacuna viable a escala global.


By: "Dano" Moretti, autor invitado

44 visualizaciones0 comentarios